Carta para el olvido

                                                                                          .
Ya no hay cómo confundir aquello
que la memoria irá soltando despacito
sin dar más explicaciones.

Es cierto no hay refugio. Nadie asedia
porque sí la pared de un cementerio.
Junto a este muro solo duermen vagabundos
acariciándose el cabello.

Los dos lo sabemos. Las calles también
son asilos y esta bandera de los muertos
todavía es América. Jamás te olvides
de este muro donde la luz libró combate
cuerpo a cuerpo.

El beso, las lluvias torrenciales, el peso
de mi sangre rabiosa de amar lo que no pude.
Ya nos despedimos. Seremos arboledas
de un Buenos Aires anciano del que nada
sabrán los niños.

Tampoco me recuerdo. Por suerte y para 
siempre, crecerán nuevas legumbres
cada abril sobre el olvido.


Mauricio Escribano 






















                                                                                                                                       .



La pluie

                                                                                         .
Miro en el techo
una larga gotera de palabras.
La lluvia quiere abrir la puerta
entrar con sus erizos
sentarse a temblar en una silla.

Ya gira el picaporte
viene de esconderse en la tristeza
a inundarme de certezas
con el agua de su pelo.

Trae ramas de sauce
un porvenir de arcilla
tan desnuda que no sabe
mantener el equilibrio.

Me diluvia. Se abraza a sus pechos.
Me cuenta del cansancio 
de los árboles caídos de las cosas
que se oxidan con el tiempo.

Dice que en las nubes
ya no hay muertos
ni dioses ni arcángeles.

Solo ella
la que extraña boca abajo
la que llora amordazada.


Mauricio Escribano 

Imagen Luduen
















                                                                                          .



Paralelos

                                                                                         .
Me he habituado 
al humo verde
de la hierba

al brillo mudo de la iguana
a los galgos invencibles 
al laberinto de las hojas

si supieras que soy yo 
entre las higueras
de muslos lechosos 

y me quema un aire 
incontenible
cerca de la noche 

cuando vuelven 
en bandadas
las sombras de los pájaros.


Mauricio Escribano 

Imagen 美撒郭


















                                                    .





Amor de poetas

                                                                                                                                      .





M.Escribano






















                                                                                                                                     .



Sin vos

                                                                                         .
Si vos no estás
aquí llueve de costado
y cada gota es una aguja
que me clava cada instante
y cada instante una frontera
con los fuegos agotados.


Mauricio Escribano

Imagen 美撒郭


















                                                   .




Así y todo

                                                                                          .

Afuera, no muy lejos de la puerta,
un ruido de lluvia tiene labios, para
decir lo de esta noche:

Que yo, con mi cuchillo corto carne, 
hiervo puerros y zapallos, le doy rienda 
al vino de mi sombra. 

Y hago de esta soledad, todo un manjar 
para tu boca.


Mauricio Escribano 

Imagen Laura Makabresku















                                                                                          .


A tiempo

                                                                                         .
Paso mi mano por este cuerpo
que el viento ha mordido
le quito los clavos
aúlla.

Ahora sí. Veo que toda mi vida
fue pequeñísima. Quién habrá
atado mi nombre con alambre.

¡Qué importa! Algo feroz me llama
por debajo de la piel. Recién llego 
donde no hay bordes.


Mauricio Escribano 

Imagen Hélène Desplechin
























                                                                                                                                      .



Guardar

                                                                                          .
Dicen que estamos
hechos de palabras.

Yo más bien creo
que estamos hechos
de silencios.


Mauricio Escribano 

Imagen Aëla Labbé




















                                                                                                     .



Tentáculos de agua

                                                                                          .
Esta lluvia
y sus pájaros de piedra
hiere la puerta de mi casa
brota la humedad
del cielo raso
descascara mis pulmones
mis ojos se marchan
con las nubes
esta lluvia la conozco
sé de su tristeza 
y me escondo como un loco
debajo de la cama.


Mauricio Escribano 

Imagen Antonio Palmerini

















                                                                                         .



Ben-decir

                                                                                          .
De qué me sirvió
seguir razonando el fin del amor
si la razón era solo un lamento.

Digo que mejor
me hubiera ido llorando sin fin
hasta extinguir las cenizas.


Mauricio Escribano


















                                                                                          .



Credo

                                                                                          .
Hoy puedo vivir sin mí
darle un descanso al espejo
soltar los pájaros
que guardaba en los bolsillos
dejar que mi voz
vuelva a subirse a los árboles.

Hoy puedo saltar sobre mí
esparcir mis heridas
ser bueno porque supe lo malo
desnudar el poema
y con los ojos cerrados
sumarme a la orgía de los grillos.


Mauricio Escribano

Imagen Stephen Carrol

















                                                                                          .



Deshacer

                                                                                          .
Ya nadie se acerca hasta aquí
ni ronda esta soledad que me oculta 
como a un lobo brillando entre abedules.

Toda mi vida ha sido un sueño. 
Soñé que era un hombre y razonaba. 
Será que al despertar: El hombre que soñé 
se volvió indomesticable y aullaba hacia la luna.


Mauricio Escribano 

















                                                                                          .



Desde entonces

                                                                                         .
qué te puedo decir
de este pájaro gris
corazón

quizás
que en la latitud 33 grados sur
de una esquina

el día que nos fuimos amor
caminé con mis alas.


Mauricio Escribano

Imagen Laura Makabresku 


















                                                                                          .



Ser poeta

                                                                                          .
fue como soñar y encontrarme
enamorado de una mujer
que nunca ha existido en la tierra

            ¡puta madre!

reiteradas veces la misma mujer
y al despertar volver a caer 
en la cuenta


Mauricio Escribano

















                                                                                          .


Es que la eternidad

                                                                                          .

nunca mires hacia atrás
o la noche te dejará ciega

la luna reina en la carretera
y solo llevás en la maleta
un corazón que no sabe morir

esta es la última vez que sacaré
tu pie de la trampa 

desde ahora aprieta bien tus dientes
cuando el olor de los recuerdos
se filtre en tus visiones

yo huelo a grass
a lumbre de bencina
a cuero gastado 

que no te engañe otro perfume
yo huelo a macho en ruinas

y es momento de arrasar con mis olores
de agolparlos en las Termópilas 
y empujarlos al desfiladero

cierra los ojos y haz de lo nuestro
un presentimiento victorioso:
un águila que vuele en círculos
sobre un altar

porque será la soledad
un signo detrás del horizonte
que nunca veremos 

será un río de luz
esta danza macabra
de abismos que se apagan.


Mauricio Escribano 

Imagen Noelle Buske 

















                                                                                            .


Sacramente

                                                                                          .
Yo bebo la sangre del Dios
que ha muerto de amor
tantas veces, porque 
haciendo el amor
es tu boca un estigma
en mis labios de luto.

Y así como el Dios,
clavando una vez y otra vez
mi pasión a tu cuerpo,
yo desclavo mi alma
del mundo.


Mauricio Escribano

Imagen Katia Chausheva 

















                                                                                            .



La exactitud del rubí

                                                                                                                                      .
Te persigo porque la vida se trata de eso
de ir unos contra otros encubiertos.

Yo voy corriendo para arrojarte
mi amor como un piedrazo en la boca.

Y es el beso el que golpea
y es el golpe el que te besa
hasta que sangres.


Mauricio Escribano

















                                                                                         .



Hasta las últimas luces

                                                                                         .
Si solo fuera por tus labios despintados
que este incendio no se apaga.

Pero ante el primer soplo de viento
el rouge del tiempo quemado arderá
de nuevo en mi boca.

Y otra vez en cada noche habrá
una luna clausurada por el humo
de tus besos.


Mauricio Escribano

Imagen Angelika Etjel








                                                                                           .



Al final

                                                                                         .
Únicamente puedo mirar el devenir
al borde de un acantilado, cuando
nada pide el delirio de tu cuerpo.                                 

Sabiendo que jamás estarás como ahora,
muriéndote conmigo, dormida como se
duerme la lluvia en la hortaliza.

Devorados los caminos de tu espalda,
amanecida en cautiverio.

No ignoro que si te pensara en vez
de adivinarte, uno de los dos caería
de inmediato, en esta profundidad
que no se alcanza a sí misma.

Y lo que quede de esta noche,
sería el eje de un mar abandonado 
en desorden, donde tenías el cabello.


Mauricio Escribano 

Imagen Nastya Kaltkina

















                                                                                          .