Arder

                                                                                      .

sus dedos se apoyaban en el aire
y llegaba sin anuncio
crecida de una hoguera
toda su juventud
brillando como un sable en una danza.

mío era su acto
su ritual de abeja
yo pulseaba su belleza
con el viento de mis manos
y mi voz se derramaba
acorralando su cadera.

en mis ojos turbios de alcohol
bailaba la implacable
en frente de mis años
dejaba en mi chatarra su descaro
sus piernas arriba de mi vientre
en mi boca sus collares.

y yo quedaba lejos
tan lejos y solo en una isla
delante de una hoguera.


Mauricio Escribano 

Imagen Florencia Ortiz 

















                                                                                      .



Aguardarte

                                                                                      .

guardé tu sangre ruidosa
en un frasco triste como el viento
le puse fecha a la etiqueta con tu nombre
y almacené tu herida en un armario.

luego
después de varias lluvias
cuando la herrumbre del invierno
huyó con sus veredas y sus nubes a otra parte
busqué entre mis conservas aquel frasco delicado
y hallé otra música en tus venas.


Mauricio Escribano 

















                                                                                    .


Papeles solitarios

                                                                                      .

arriba y boca abajo
está el amor
en la memoria sin salida
al borde de un vestido
o de un alambre
ahí dónde no hay nada
está el amor
a lo lejos
donde todo se parte en mil pedazos
llorando solo está el amor
perdido mareado borracho
pidiendo limosna en una esquina
en un hombre desgraciado
está el amor
en mitad de la calle
en un pájaro inmóvil
en la vulva de la noche
está el amor
esperando que otro amor
lo reconozca.


Mauricio Escribano 

















                                                                                     .



Dejar que el humo escriba en el aire

                                                                                                                         .


a vos
que me marcas con tu saliva
con tu llovizna esperable
te digo
que nunca sabré si esto es amor
o un espectro de nostalgias
que aún nos llena de entusiasmo.

no sé si nos amamos
nunca sabremos el origen del océano
ni hay quien pueda verse por entero
sin resucitar en otra parte.

a vos
que me abrazaste siendo viejo
y me diste el sobresalto de tu boca
te digo
que me basta una montaña y tu sombrero
y soltarte mis caballos
viendo el fuego de tus ojos.



Mauricio Escribano 

















                                                                                     .



Llueve al sur

                                                                                      .


hay lugares
que sólo quedan en tus ojos
pero esta luz
colgada de la madrugada
como una carta
borrándose por dentro
y este lugar
con sus túneles de alcohol
ya es cualquier parte.


Mauricio Escribano
















                                                                                    .



Aquí

                                                                                      .

en ese estuche cerrado 
como tus párpados
guardo las tardes oscuras 
de invierno

y en esa silla 
que abandonó tu espalda
ardo de frío 
por todas partes

la noche llega 
y un perro negro 
ladra a mi puerta

en ese estuche 
sobre esa silla 
en esta noche

un hombre solo 
con su memoria 
se van borrando


Mauricio Escribano 

Imagen Miguel Buenaventura

















                                                                                        .



Día tras día

                                                                                      .

mañana cuando despierte
otra vez habrá venido
traerá la luz que aún ignoro
y un pan desnudo que será tierno

hoy ya se ha ido
pero mañana volverá 
traer la luz clara y absurda

mañana amor 
vendrá de nuevo
siempre tu ausencia.


Mauricio Escribano 

Imagen Jone Reed
















                                                                                     .




Caminante

                                                                                      .


Ese gusto que ahora siento
por mi propia biología
se dio en noviembre
cuando las parras
maduraban en mi boca.

Quiero decirte 
que estaré solo
allá donde termina 
la liturgia del asfalto. 
Junto a los álamos
donde te espero.


Mauricio Escribano 

Imagen Gerardo Paez

















                                                                                      .




Ya ves

                                                                                      .

perdoname si a veces 
salto de mi garganta
y voy trepando por la sangre
de un enojo

es que la noche me reclama
un hombre muerto

y yo me resisto
muerdo mis venas
sé que estoy vivo

y que ahora mismo lejos tuyo
me distancio de aquel crimen.


Mauricio Escribano 

Imagen Kristamas Klousch








                                                                                       .



zócalos de azúcar

                                                                                      .

la ternura no es un adagio
ni una puerta irreal
que no da a ningún lado
la ternura es un jazmín 
que te sale de la boca 
cuando el discurso se acaba
y de la tristeza sólo queda 
una enciclopedia de silencios
la ternura mi amor 
es que me mires a los ojos



Mauricio Escribano 

Imagen Anna. O

















                                                                                      .



Constelaciones familiares

                                                                                      .

Aún la mordedura de los padres
está en la niña.
Es fabulosa su astucia.
Busca siempre la sed
arruga piedras
incendia los rincones.
Se sienta quietita
a menstruar gatos negros.
Cuando la vi
dibujaba en un muro
la geometría del engaño.
Perseguía insectos
degollaba pájaros
y su sangre maullaba desnuda.


Mauricio Escribano 

Imagen 美撒郭




















                                                                                     .


Yo soy el hombre

                                                                                      .

Quiénes preguntan
quiénes quieren saber
si he roto alambres
o si he perdido mi cuchillo
a la altura de otro invierno.

Quién argumenta mis impulsos
en noches de aguardiente.
A quién le importa
si observo el mundo
debajo de los astros.

Este furor ha sido antes
labio en la hierba
pestaña y risa.
Y su lenguaje legislaba tamarindos
bosques espesos
duendes y pájaros.

Quienes preguntan no ven
que vengo de perderte.
Que si te nombro
me habré perdido.


Mauricio Escribano 

Imagen Nishe

















                                                                                     .



Labios del alba

                                                                                      .

a veces la luz es un enjambre
de pequeños fuegos blancos
alguien que orina a las tres de la mañana
dos que no se miran y están juntos

a veces la luz se desnuda
cruza sus piernas
cae en precipicios encantados
abre los ojos bajo el agua

y a veces la luz cuando despierto
es una niña salida de tu boca.


Mauricio Escribano 

Imagen Antonio Palmerini

















                                                                                      .




Con la piel abierta

                                                                                      .


puedo soldar estrellas hasta quedarme ciego                              
y cerrar la luz por dentro
como el sueño está en lo oscuro
y la eternidad luce en la tumba

es una semilla la que piensa la noche 
un ojo diminuto

me levanto de la luz que me dibuja
y me paseo por mis huellas
hasta llegar al campo de los pasos
que no he dado

diestro 
con la ternura detenida
y un ojo tras el humo 
que me mira entre cenizas

así voy como quisiste
al mando de una herida que no cura
sangrando luz en letras negras.



Mauricio Escribano 

Imagen Gerardo Paez





















                                                                                                                      .




Diluirse

                                                                                                                         .

Hicieron las cuentas
sobraba el pasado y faltaba el presente.
Ahora en viejas manchas de humedad
una mujer mira su cuerpo.
Afuera sopla un viento triste
y hay un camino de polvo
en el que un hombre desaparece.
Ya sólo son dos extranjeros
y ocultan su cicatriz
como a una víbora que brilla.



Mauricio Escribano 

Imagen 美撒郭



















                                           .





Unicornio

                                                                                      .

Ella se zambulle en la turbulencia
para quitarse otro rostro. 
Yo le bebo toda el agua 
que sale de su pecho 
y anuncio que su nombre 
todavía no es su nombre 
sino un viejo sombrero sin fondo. 
Ella por la noche pide carne 
porque ya no tiene forma. 
Yo le recuerdo que aún no es la muerte 
y eso la ayuda a irse más lejos 
a empujar pesadas puertas
a intentar seguir naciendo.


Mauricio Escribano

Imagen Laura Makabresku
















                                                                                        .




Siempre

                                                                                      .

quiero ese mechón de pelo
que te llevas a la boca
y la luz debajo de tu blusa
quiero esos redondeles
que insinúan tus pezones
y cada lágrima de lluvia
que resbala de tus ojos
quiero las paredes
en las que apoyas tu espalda 

quiero quiero quiero 

darte mi cielo de pastos azules
mi manera de mirarte
y este morral llenito de libros
que sin vos se desfonda
un remolino de sábanas 
un pájaro de sueños
que te palpite en las manos
el contorno que tienen mis labios
cada vez que te nombran.


Mauricio Escribano

Imagen Helene Desplechin






















                                                                                                                         .



Azules que no duermen

                                                                                      .


‹‹ no sé qué darte
no sé quedarme
no sé de un arte
que arme de nuevo
el amor ››


ME





.




Igual me la banco

                                                                                      .

Te extraño. Más que eso
me abrazo a vos.
Te recorro las distancias.
Te busco por dentro
en el lugar donde me amabas.


Mauricio Escribano

Imagen Helene Desplechin 

















                                                                                     .