Bermellon

                                                                                      .

En el jardín de terciopelo y en la huerta. 
Donde aún brillan las joyas del rocío.
Sólo el rosal y las verduras hablan 
con Dios bajo este cielo turbio.

Trabajé duro. Arranqué piedras enormes 
de la tierra. Canté con mis manos
de espaldas a un ángel que me odiaba.
Vi crecer otras manos junto a las mías.
Fui la sombra de ese ángel y la piedra 
que arrancaba.

Te cuento esto. Porque toda labor terminó 
causando una abertura. Por donde vi pasar 
la muerte y sin embargo. En la misa
de la muerte hallé la vida.


Mauricio Escribano 

Imagen K.P






















                                                                                                                              .



Lila

                                                                                      .

tu nombre 
andaba perdido
siguiéndome 
por todas partes
y tuve que llevarlo 
conmigo

quizás un poco 
porque quise
y otro poco 
de tanto nombrarte.


Mauricio Escribano 

Imagen Sara Robin

















                                                                                       .


La obra secreta

                                                                                      .

Viejos pies
en tristísima marcha
somos una línea
que empezó en alguna parte.
Dicen que venimos del agua
que trepamos a la tierra
como larvas amarillas.
Que así fuimos
creciendo sin pudor
hasta crear al Dios
de la vergüenza.
La verdad nunca sobrevive.
Quizás fuimos estrellas salvajes
en la noche intacta.
Dioses que al disfrazarse
perdieron la memoria.


Mauricio Escribano 

Imagen P. Correia

















                                                                                      .



La marca del silencio

                                                                                      .


Creo que me hundo en tu alma,
cada vez que me tapo hasta el cuello
con sábanas viejas. Y doy brazadas
para no extinguirme en el mar de un sueño,
que ya sólo es agua dormida.

Entonces dejás bajo mi nuca
otra noche incalculable. Porque tenes
esa costumbre de dolerme despacito,
mientras me saludas desde los rincones
más oscuros. Como si mi nombre
fuera poco, para tanto abismo.



Mauricio Escribano

Imagen Katia Chausheva

















                                                                                      .



Sentenciado a lluvia perpetua

                                                                                                                         .

Ya la noche está en el techo.
Bajó del cielo con el último 
pájaro. Es la hora en que 
se descascaran las paredes 
de mi cuarto. Y miro esa lluvia 
de verano que se me insinúa 
a la entrada de los sueños. 
Antes de meterse en mi cama
Como una muchacha desnuda
que cayó del viento. Coronada 
con ramas de sauce. 


Mauricio Escribano 

Imagen Laura Makabresku

















                                                                                      .



Calles de agua

                                                                                      .

Supe que no llegarías nunca a este lado 
del río. Tu voz se hundía en el espacio
del agua. Atravesada de verdes, abrías 
un agujero en mis ojos. Ahora aguardo
la lluvia. Tiemblo en una isla inútil. Me 
apresuro cuando un pez salta en el aire. 
Extiendo mis manos. No sé qué hacer 
que no sea para vos, aunque me hunda.


Mauricio Escribano 

Imagen Rafael Milani
















                                                                                       .



El sitio de los perfumes

                                                                                      .

En cualquier parte podría estar el horizonte,
ella extiende sus dedos para reconocerlo.
Sus pies ya no se asustan de andar equivocados.
Es perfecta la noche de sus ojos, el amor
la dejo ciega para siempre.


Mauricio Escribano 

Imagen Laura Makabresku
















                                                                                       .



Laberinto


                                                                                      .

El muro tenía una puerta,
pero si mirabas la puerta
te perdías más adentro,
dabas pasos que llegaban
al espanto.

Del otro lado de la puerta
yo apoyaba mis manos,
pero en el centro del encierro
una mujer tejía flores en tu pelo.

Afuera el jardín. Adentro
tus pies envueltos en gasas.
Y esas velas encendidas.


Mauricio Escribano 

Imagen Katia Chausheva
















                                                                                        .



Cavidades

                                                                                      .

El viento golpeó la ventana,
ladró como un perro rojo, electrocutó
el vino. Quisiera contarte un cuento,
hablarte del día en que mis manos
salieron al jardín a fumar un cigarrillo.
Fue ahí donde lo supe:

‹‹Eras la mujer que dudaba
del silencio de las hojas››.

El viento lo decía. Colgaba bronces
en la noche. Yo pisaba nubes frías
de ternura. Mordía tus colores amarillos.
Abría ríos a otros mundos.


Mauricio Escribano

Imagen Laura Makabresku

















                                                                                       .



Resonancias

                                                                                                                         .

Hace tanto tiempo que no hablamos,
que las palabras que quisiera,
las palabras que me faltan
para terminar este poema,
tengo miedo de escucharlas.
Será que ya no son palabras nuestras
sino palabras que se han ido de nosotros,
y se acurrucan temblorosas
junto al fuego de aquel tiempo,
como un eco cavernario.


Mauricio Escribano 

Imagen Mami Eva
















                                                                                      .

                                                        
   

El sacerdocio de la sal

                                                                                      .

Que pequeño es tu recuerdo
en esta playa, aunque camine
a paso firme por la arena. 

Es profunda la marea
del olvido, no requiere
de otras voces que las olas.


Mauricio Escribano 

















                                                                                     .


Volverse agua

                                                                                      .

No hay nadie a bordo
del olvido. El mar es
un barco sin habitantes.

Incluyeme si quieres
en las tardes invisibles. 

Un amor así de inútil
como el nuestro, podría
ser un buen poema.



Mauricio Escribano

Imagen Marat Safin 

















                                                                                        .


Transparencias

                                                                                      .


Dicen que hay una música curadora
nacida del duraznero.
Y que los sentimientos que contiene mi garganta
podrían encontrarse en la luz de una tormenta.
Ya sabes que luego de la lluvia
los frutos estallan y sueltan su música.
Claro que no hay duraznos azules.
Por eso a mí me gustaría ser un copo de nieve
debajo de una nube abrupta. 
Para definitivamente derretirme en tu boca.
Cuando al llegar el pavimento del invierno
escasee la abundancia.

Mauricio Escribano 






















                                                                                                                              .




Tan cotidiano

                                                                                                                         .

El amor no era eso.
Ni las palabras que se besan
ni el edicto de la piel
ni el misterio de los ojos
que fulminan.

El amor era otra cosa.
Era la suma de los días
menos el resto del olvido.
Lo que queda si algo queda.
Era eso.


Mauricio Escribano

Imagen Sinz 101

















                                                                                       .



Ritual

                                                                                              .

Dibujé un cálculo amarillo en mi frente
el logaritmo de la lluvia. 
Siempre es complicado
hacer llover 
porque la lluvia se inventa sola
es un arte en sí misma. 
Sin embargo caminé con ella 
como si fuera mi novia. 
Y aunque cuando la luz me despertó
ya no llovía.

En mi cama aún se olía la tormenta.


Mauricio Escribano

Imagen Helene Desplechin 


















                                                                                               .



Esa manera de llover hasta el olvido

                                                                                                                                    .

Ni mi aliento quedó en pie. Dicen
que la sangre se me llenó de algas.
Que no hubo fiebre. Que de mi boca
escapó el último poema, desnudo
de adjetivos. Fue rápido. Dicen
que por momentos, hablaba solo.
Que en el viento escuchaba tu voz.
Que me arrojé desde una cúpula
de hierro, en lo más alto del amor.
Cuentan, que se me partió el corazón,
mucho antes de echarte de menos.


Mauricio Escribano 

Imagen Sotiris Lamprou
















                                                                                              .



Pájaros extraños

                                                                                              .


Será la noche y su inclemencia
que sólo quiero abrazarte
cuando mi corazón arde 
como un papelito
y apoyo mi mentón sobre tu sien
para que sientas las palabras 
que nunca te dije. 
Dios me castiga por las noches. 
Entonces planeo darte una vida mejor
traerte jazmines por ejemplo. 
Las noches me son gratas aunque duelan. 
Porque cuando el día llega 
mi mente se llena de mí
y el cuerpo me duele de mí. 
Todo empieza y termina como siempre. 
Vuelve la noche
con su memoria triste
vos estás dormida
tras un muro de alas azules
y mi corazón sin hacer ruido
sólo quiere consolarte.


Mauricio Escribano 

Imagen Albano 

















                                                                                              .



Silencios azules

                                                                                              .

No sabía que al abrir la puerta
me esperaban fiordos
de mares indiferentes,
ni que atravesaría bosques
habitados por dioses desconocidos.
No, la verdad es que ignoraba,
que al dejarte atrás, la soledad
sería un paisaje de gigantes,
donde apenas me querías.


Mauricio Escribano























                                                                                                                                     .





Arcángel

                                                                                              .

Anoche nací de tus ojos.
Me trajiste de un punto lejano,
desde un grito caído 
en una calle cualquiera.
Adivinaste mis pisadas. 
Recolectaste mis silencios, 
los llevaste a tus labios. 

Te repito. Anoche nací 
de tus ojos. Te vi llorar. 
Y en tu boca besé las palabras
que ya no encontraba.


Mauricio Escribano 

Imagen Helene Desplechin
















                                                                                                .