Girar

                                                                                                                         .


lo lento de los siglos
asciende en la espuma del mar
mi garganta es una piedra
que ya habló hace siglos

y tan sólo su voz
aún perdura en la arena


Mauricio Escribano

Imagen Marta Navarro
















                                                                                    .



Si se esconde el sol

                                                                                      .

Si lloviera ahora
se te correría el rimel
con mis lágrimas

Te mojaría un
—te amo—

Y al salir a la calle
tu recuerdo me mataría
con balas de agua


Mauricio Escribano

Imagen Marat Safin 

















                                                                                        .



Llegar

                                                                                      .

La otra mitad
está en el espejo
pero en el revés
del espejo

Donde la oscuridad
se desnuda
y el ojo es un cuchillo
que nos ofrece la muerte


Mauricio Escribano

Imagen Antonio Palmerini 

















                                                                                      .



Partir

                                                                                      .

He remado día y noche
hasta no saber nada de vos.

Ya sólo soy un remero
que se enamoró
de la distancia.


Mauricio Escribano

Imagen Naoppe310
















                                                                                        .


Aún

                                                                                      .

te veo dormida
eterna en la penumbra
sin dar pelea
como si no quisieras
volver del sueño

toda vos desnuda
deletreando la noche
tus pezones indefensos
custodiados por mis manos

y sin embargo
voy a comerme a Cristo
en la iglesia de tus ojos
beberte el corazón
dejar flores en tus zapatos


Mauricio Escribano 

Imagen Marat Safin 
















                                                                                      .



Cristales

                                                                                      .

No es cierto 
jamás será cierto

Ella llega puntualmente 
a la hora santa
viene con el cielo
entre las uñas
a bailar abandonada 
ante mi puerta

Yo abro
como si abriera 
un cuaderno de hojas amarillas
veo a la bailarina 
hacer la danza de lo incierto

Y finalmente
escribo el poema


Mauricio Escribano

Imagen Katia Chausheva
















                                                                                     .


Cold In Hand Blues

                                                                                                                         .

y qué es lo que vas a decir
voy a decir solamente algo
y qué es lo que vas a hacer
voy a ocultarme en el lenguaje
y por qué
tengo miedo


A.Pizarnik

Imagen Katia Chausheva

















                                                                                       .


Un zócalo de viento

                                                                                      .

no voy nunca al cementerio/para mí
que los muertos están enterrados
en el cielo/ aprendí que el borde
de una tumba es una nube/
y la muerte un suspiro
que alza vuelo.


Mauricio Escribano

Imagen Analía Manetta

















                                                                                      .
                                          



La magia dada vuelta

                                                                                      .

                                    
La última luz                                                                                      
se quema entre mis dedos.
Dejo que se escabulla
no es más que una muchacha
de ojos asustados.

Ya vienen las sombras como pájaros
la noche a su modo
arderá en sus propias luces.
Yo tengo los ojos de un hombre
que ha vuelto del fuego.


Mauricio Escribano 

Imagen Helene Desplechin


















                                                                                      .



Después de la tormenta

                                                                                                                         .

Parecía que nadie más
había hecho crujir las hojas numerosas
de aquel bosque

Ahí estaba
abierto y derrumbado
bajo un sol de sangre seca
con un letrero que ya no dice nada

Al fondo
había estantes llenos de pájaros
sombras chinas
rondas de brujas
y los dientes de un poeta
que murió hace casi un siglo 

Me reconoció de inmediato
quizá esperaba que yo vuelva a perderme
buscando aquel juguete de la infancia

Pero esta vez 
nos miramos seriamente
riéndonos a carcajadas 


Mauricio Escribano 

Imagen Helene Desplechin 
















                                                                                      .



Lo que nos queda de la noche

                                                                                      .

Parece que siempre será así
la misma lluvia que nos parte al medio 
las mismas manos petrificadas 
el mismo miedo imprescindible 
para lo nuestro. Y por cada 
noche mojada encenderemos 
una vela.

Pero jamás 
nos rendiremos a la lluvia.


Mauricio Escribano

Imagen Walter Daniel Fuhrmann























                                                                                                                         .



Yo soy el hombre

                                                                                      .

Quiénes preguntan
quiénes quieren saber
si he roto alambres
o si he perdido mi cuchillo
a la altura de otro invierno.

Quién argumenta mis impulsos
en noches de aguardiente
a quién le importa
si observo el mundo
debajo de los astros.

Este furor ha sido antes
labio en la hierba
pestaña y risa.

Y su lenguaje 
legislaba precipicios
bosques de azules transparencias.

Quienes preguntan no ven
que vengo de perderte
que si te nombro
me habré perdido.


Mauricio Escribano 

Imagen Nishe

















                                                                                     .



Nuestro silencio

                                                                                      .

Ya hay un hombre
que te puebla de sardinas
de vinos colegiados
a la hora de las brujas.

Tendrá lo pulcro de tu sexo
pero le ocultarás
mis feroces dibujos en tu cara
y el terrible altar
donde nos volvíamos traslucidos.

Sé cómo si engarzara un brillante
que su mirada aún no te ha visto
él sólo impone su voluntad
desliza sus músculos 
se desvanece en lo inmóvil.

Hasta el último futuro
se aprende en el potrero
y el ahora es una carta 
que aguarda ser abierta.

Decide ¿De quién es tu dulzor
la luz de tu nostalgia?

Vos también sabes
que aunque no nos quede nada
dentro tuyo mi latido
es incesante.



Mauricio Escribano 

Imagen Sinz101


















                                                                                       .



Sanación

                                                                                      .

¿Cómo aún esta maldita voz
me despierta en la mañana
para decirme que no estás?...

—...Ya más, amor.

Tenes que comprender
que para mí soportar mi soledad
es confundirte con la muerte.

¿Qué hay allá dónde vivís ahora, amor?

Una vez solté a mi ángel
para que lastime a picotazos
tu silencio.

Nunca regresó, quizás este con vos
en algún rincón quién sabe dónde.

A veces 
cuando llevo un dedo 
a mi boca imagino 
(como si estuviéramos
espalda con espalda)
que vos haces lo mismo.

Y estoy seguro 
que la causa de mi ansiedad
se debe a las veces 
que esperas el colectivo
y no llega.

Después me obligo a pensar 
que estoy loco
que vos estás en un lugar
donde la hierba crece potentísima
y la tierra es roja.

Te veo tomando mate
o bailoteando por un poema mío
disparado desde un arco.

¿Quién será el arquero, amor?

Tal vez el ángel 
no se ha ido de mi lado
y recoge mis poemas 
para disparártelos.

Quizás sea él
quien me despierta en la mañana 
para decirme que no estás...

—...ya más, amor.


Mauricio Escribano 

Imagen Antonio Palmerini 

















                                                                                        .


Beck Everybody's got to learn sometime

                                                                                                                  .



He vuelto de tu pasado
sintiéndome uno más.

Y necesito saber
si alguna vez
me has dicho algo
que no hayas dicho nunca.



                                                                                       .



Relojes dormidos

                                                                                                                         .

la vi entre las flores efímeras 
en medio de un delirio 
sabiendo que se desvanecía

cada noche acudía puntual al insomnio
y éramos tan novios
que el viento inclinaba tormentas
sobre nuestras visiones 

ella me hincabas las uñas
en nombre del desvelo 
y yo con los dientes levantaba su falda
para darle la lluvia

acaso por eso se quiso morir 
dónde el agua brillaba
y yo quise al morirme con ella
encontrarla de nuevo


Mauricio Escribano 

Imagen Laura Makabresku


















                                                                                       .




Escucha el mar

                                                                                                                         .

yo que por verte a lo lejos
sostuve del tallo
tu cuerpo en la luna

ahora miro estás manos vacías
que en tu corazón 
se dejó mis latidos

estás manos 
que dijeron adiós 
atándome al viento

mis manos 
como barcos oscuros
que van de regreso 


Mauricio Escribano 

Imagen Sinz101





















                                                                                                                          .





Hasta siempre

                                                                                      .

después de hacerte el amor
a mí se me ensanchaba la voz

si cerraba los ojos
veía claramente una cúpula
sobre un pozo de agua
y bebía y ambos cabíamos
en el vacío

‹‹ninguno de los dos
pensó que hay cosas 
que terminan sin final››

después de hacerte el amor
la música de tu cuerpo
permanecía abierta

vos eras un jardín
a orillas de la luna
y yo era algo desnudo
como el viento


Mauricio Escribano 

Imagen Niña Amatista 
















                                                                                      .



Yo no soy Cortázar

                                                                                      .

no te hagas la loquita
no te das cuenta
que por más que te sujetes el pelo
y te cuelgues un faso de los labios
a mi amor las 50 Sombras de Grey le quedan chicas

a mí me gusta tu proyecto de ardilla
tus ojos de ardilla
tu pelo suelto
como el telón del universo de las ardillas

y me gustan tus labios de corazoncito
tu manera de masticar vergüenza
cuando repetís que mi boca
te produce toda clase de sueños

así que no te pongas a destiempo caprichosa
ni te molestes en hacerte la Maga
como todas las minitas

yo no quiero magia
yo quiero milagros


Mauricio Escribano

Imagen Laura Makabresku 

















                                                                                      .